• Llega una de las festividades más mágicas del año, un momento imprescindible para no olvidar celebrarla sin causar daño al medio natural. Desde el proyecto LIBERA, una iniciativa de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, se realiza un llamamiento para evitar el abandono de residuos en las playas, ya que de inmediato se convertirán en basuraleza.

Llega la esperada Noche de San Juan y con ella se da la bienvenida al solsticio de verano, un momento mágico que se celebra en todo el territorio con verbenas y hogueras en las que se “quema lo malo” para dejar pasar lo bueno. Desde LIBERA se hace un llamamiento a toda la ciudadanía para que esta festividad no suponga nada malo para la conservación de los espacios naturales donde se celebran, ni para las especies que en ellos habitan.

“Todos tenemos la responsabilidad de acabar con la basuraleza, una catástrofe ambiental que está poniendo en jaque la salud de los ecosistemas” afirma Miguel Muñoz, portavoz del Proyecto LIBERA de SEO/BirdLife.

Anualmente se vierten unas ocho millones de toneladas de residuos al mar desde las orillas de países como España. “Plásticos, redes, bastoncillos, toallitas y colillas, muchas colillas, se encuentran en entornos terrestres. Así lo atestiguan los datos recopilados por en el proyecto de ciencia ciudadana de LIBERA, que vienen a corroborar otros estudios como el de la organización Ocean Conservancy, que en 2017 informaba de que las colillas suponen el 13% del 13% del número total de desperdicios recogidos en su campaña mundial”, añade Sara Güemes, portavoz del Proyecto LIBERA de Ecoembes.

Residuos que desde tierra acaban en el mar, entorno en el que se ha estudiado más los efectos de la basuraleza con datos tan preocupantes como que unas 1.400 especies marinas están vinculadas de algún modo a este problema. “Las aves marinas son uno de los grupos faunísticos más afectados por la basuraleza, el 90% de las aves marinas han ingerido plástico.” aclara Miguel Muñoz.

Además, desde LIEBERA se hace especial hincapié en las zonas costeras, en donde la Noche de San Juan se celebra en muchas playas en las que, en este período, se encuentran varias especies de aves en su época reproductora. Especialmente es un momento delicado para aves que tienen sus nidos en dunas u otros lugares próximos a la playa como el chorlitejo patinegro, el charrancito común y la canastera común. Estas tres aves además están incluidas en la categoría de “Vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves de España y están protegidas tanto por la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad como por la legislación de las distintas comunidades autónomas.  Por ello, anima a la ciudadanía a acudir a playas urbanas para celebrar esta fiesta y a evitar, en la medida de lo posible, entornos naturales y, especialmente, zonas protegidas por su valor ecológico.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies