Parque Nacional del
TEIDE

Un paisaje único desde el pico más alto de España.

El Parque Nacional del Teide es una maravilla de la naturaleza situada en el centro de la isla de Tenerife, en el archipiélago de las Islas Canarias. La UNESCO reconoció este espacio como Patrimonio Mundial de la Humanidad en 2007 a cuenta de dos razones principales: por un lado, cuenta con la muestra más completa conocida hasta la fecha de vegetación de piso supramediterráneo y por otro,  su evidente y espectacular manifestación volcánica. Además, su cima representa el pico más alto de España, con 3.178 m.s.n.m. Como peculiaridad, los datos de visitas anuales que registra este Parque son los más altos de todos los parques nacionales europeos.

Desde LIBERA ponemos a disposición de los trabajadores responsables de los Espacios Naturales formación e información sobre el proyecto y los problemas derivados del abandono de basuraleza. Evaluamos las necesidades de colocar información y señalización en los espacios naturales de cada región para evitar el abandono de residuos en esas zonas. Entre otros, facilitamos señalética exterior, pósters explicativos sobre el problema de la basuraleza y otros materiales identificativos con el objetivo de sensibilizar al público.

PUNTOS DE INTERÉS

Centros de visitantes y puntos de información

Existen varias opciones para hacer visitas por los diferentes senderos de este Parque Nacional. La Oficina del Portillo gestiona rutas guiadas como: Arenas Negras, La Fortaleza, Roque del Peral y Risco Verde. Por otro lado, desde el Centro de Visitantes de Cañada Blanca, también encontrarás rutas guiadas de diferente duración y dificultad hacia Guajara, Roques de García y Degollada de Guajara. Así mismo, hay una opción de ruta que une los dos centros de visitantes: Siete Cañadas. También existe la opción de hacer rutas por tu cuenta ya que los senderos cuentan con señalización. 

Miradores

El Parque Nacional del Teide cuenta con infinidad de galerías que permiten disfrutar de panorámicas espectaculares durante el día desde una altura privilegiada. Pero la verdadera diferencia en cuanto a vistas se refiere lo marcan las instalaciones del IAC (Instituto Astrofísico de Canarias). Este mirador se instaló en Tenerife con un objetivo principal: observar las estrellas. Desde este enclave se perciben los anillos de Saturno, se ven con claridad los cráteres de la Luna o incluso se aprecian nebulosas.

Climatología

Antes de emprender una visita al Parque, todo excursionista debe tener en cuenta que la climatología tiende a ser extrema. Dependiendo de la época del año puede haber riesgo de sofocos, fuertes vientos y una de las más comunes y tediosas: densos bancos de niebla. Además, debido a la altura, en un mismo día se pueden experimentar bruscos cambios de temperatura. Por eso se aconseja tomar las precauciones pertinentes: crema solar, llevar abrigo o incluso un tentempié por si flaquean las fuerzas durante la ruta.

Otros puntos de interés

Las Cañadas es la zona que acota de forma natural la extensión del parque. Es precisamente en estos límites donde se desarrolla la única actividad permitida relacionada con la producción: la apicultura. Por otro lado, al pie de Los Roques de García, se encuentra el Llano de Ucanca. Esta zona rocosa crea la ilusión al turista de estar viendo un anfiteatro, debido a la erosión de los materiales que han ido siendo arrastrados por causas naturales.

LAS AVES EN EL PARQUE

En el Teide pueden encontrarse más de veinte especies de aves, algunas de ellas autóctonas de fácil observación y otras que conllevan mucha más dificultad. Una de las más frecuentes  es el cernícalo vulgar, una pequeña rapaz que abunda en las Islas Canarias que se alimenta principalmente de reptiles e insectos. El ejemplo contrario sería el halcón tagarote, pues es mucho más escaso. Su dieta se compone únicamente de otras aves, siendo la paloma bravía una de sus presas principales. El alcaudón real es otro de los ejemplares de la zona que se caracteriza por cazar otros alados engarzándolos en matorrales espinosos a modo de despensa. Por último, el ave más emblemática del parque es el pinzón azul, que vive habitualmente en zonas de arboleda frondosa, pero también se puede avistar también en lugares abiertos donde haya abrevaderos.

LA FAUNA EN EL PARQUE

Debido a las condiciones ambientales del parque, los animales que podemos encontrar en toda la extensión son estacionales, especialmente en el caso de los insectos. Los reptiles son los vertebrados más comunes que podremos encontrar: el lagarto tizón es la especie endémica más sencilla de divisar durante la primavera y el verano. Por otro lado, los mamíferos conforman el grupo más reducido en este enclave, destacando los murciélagos que pueden apreciarse en visitas nocturnas al parque. Entre estos, destacan el murciélago rabudo y los endémicos murciélago de Madeira y orejudo canario. Complementan la fauna del parque especies que han sido introducidas para asegurar la continuidad y mantenimiento de la flora, como el conejo y el muflón.

LA FLORA

Las condiciones climatológicas extremas que caracterizan al Parque impiden que la flora común pueda perdurar. Precisamente por esa razón, no resulta extraño que de las 168 especies de plantas registradas, 33 sean endémicas de Tenerife y 12 lo sean del propio Parque. Las formaciones vegetales que predominan es el retamar-codesar, representado especialmente por la retama del Teide y el codeso de cumbre. En las faldas del volcán, tienden a mezclarse con pinares. Una de las plantas más singulares es la margarita del Teide, que llega a crecer incluso a una elevación de 3.500 metros. Otras plantas características son el alhelí del Teide, cuyo brote es de color malva, la tonática que crece en entornos rocosos y la violeta del Teide, que únicamente se encuentra entre los 2.400 y los 3.600 m.s.n.m.

LA FAUNA EN EL PARQUE

Debido a las condiciones ambientales del parque, los animales que podemos encontrar en toda la extensión son estacionales, especialmente en el caso de los insectos. Los reptiles son los vertebrados más comunes que podremos encontrar: el lagarto tizón es la especie endémica más sencilla de divisar durante la primavera y el verano. Por otro lado, los mamíferos conforman el grupo más reducido en este enclave, destacando los murciélagos que pueden apreciarse en visitas nocturnas al parque. Entre estos, destacan el murciélago rabudo y los endémicos murciélago de Madeira y orejudo canario. Complementan la fauna del parque especies que han sido introducidas para asegurar la continuidad y mantenimiento de la flora, como el conejo y el muflón.

LA FLORA

Las condiciones climatológicas extremas que caracterizan al Parque impiden que la flora común pueda perdurar. Precisamente por esa razón, no resulta extraño que de las 168 especies de plantas registradas, 33 sean endémicas de Tenerife y 12 lo sean del propio Parque. Las formaciones vegetales que predominan es el retamar-codesar, representado especialmente por la retama del Teide y el codeso de cumbre. En las faldas del volcán, tienden a mezclarse con pinares. Una de las plantas más singulares es la margarita del Teide, que llega a crecer incluso a una elevación de 3.500 metros. Otras plantas características son el alhelí del Teide, cuyo brote es de color malva, la tonática que crece en entornos rocosos y la violeta del Teide, que únicamente se encuentra entre los 2.400 y los 3.600 m.s.n.m.

LIBERA en el parque

LIBERA en el Parque

Desde Proyecto LIBERA ofrecemos distintos recursos a Parques Nacionales y Naturales con el objetivo de sensibilizar sobre el problema que supone el abandono de basura en la naturaleza y la prevención del mismo, como es el caso de este parque. Entre otras medidas, formamos a los empleados de centros de interpretación ambiental y les proporcionamos diferentes materiales con los que ayudar a concienciar al público. También aportamos información sobre el proyecto a los trabajadores de Espacios Naturales y colocamos señalización en los parques de cada región. Consulta todas las acciones de prevención de LIBERA.