Parque Natural de la
Serranía de Cuenca

Descubre la biodiversidad del Sistema Ibérico

El Parque Natural de la Serranía de Cuenca ocupa una superficie de unas 74.000 hectáreas y se sitúa al noroeste de dicha provincia, formando parte del Sistema Ibérico Meridional y de la Serranía Alta. El parque tiene un elevado valor biogeográfico y una amplia diversidad florística, geológica, geomorfológica y faunística. El clima es predominantemente templado submediterráneo, propio del centro penínsulas, pero con las peculiaridades propias de una zona de montaña. El lugar más conocido de la Serranía de Cuenca es la Ciudad Encantada, declarada Sitio Natural de Interés Nacional en 1929.

PUNTOS DE INTERÉS

Centros de visitantes y puntos de información

El parque natural cuenta con varios centros interpretativos donde se pone a disposición de los visitantes toda la información necesaria para disfrutar lo máximo posible de su visita. Estos centros son: el Centro de Interpretación del Hosquillo, que permite descubrir la riqueza de ambientes y la biodiversidad que alberga el Parque Natural; el Centro de Interpretación del Parque Natural de la Serranía de Cuenca en Tragacete, donde se repasa la belleza de los paisajes de la Serranía de Cuenca, las curiosidades de su flora y su fauna, la vida de sus pueblos y la importancia de la conservación de los recursos naturales; el Centro de Interpretación del Parque Natural de la Serranía de Cuenca en Uña, cuya temática central el agua y su importancia como sustento del ecosistema acuático de la Laguna de Uña; y el Centro de Interpretación del Parque Natural de la Serranía de Cuenca en Valdemeca, donde se incluye una representación de diversos aspectos de los recursos naturales de la Red de Áreas Protegidas de Castilla-la Mancha.

Miradores

Desde el mirador de la Peña del Reloj podrás disfrutar de unas maravillosas vistas del valle cerrado del curso alto del Río Escabas, desde donde admirar los paisajes de los bosques y las formaciones rocosas del parque. El mirador de la Uña se ubica a 1,5 km. de la explanada de acceso de la Ciudad Encantada, perfecto para hacer una doble visita. También puedes disfrutar de una espectacular vista frontal de la cascada travertínica desde el mirador del Travertino de Uña. El cuarto y último mirador que puedes encontrar, es el mirador del Ventano del Diablo habilitado para disfrutar de una espectacular vista del Río Júcar a su paso por el estrecho cañón por el que discurre.

La Ciudad Encantada

Se trata de un parque geológico situado en la localidad de Valdecabras, Cuenca, en pleno corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca, junto a la carretera CM-2014 (pk. 19).
Su origen se remonta a hace 90 millones de años y a día de hoy es una de las mejores y más destacables representaciones de la geomorfología de origen kárstico de toda la Península. Fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929.
La visita a la Ciudad Encantada consta de un recorrido circular de 3 kilómetros, con una duración aproximada de hora y media.

Accesos

La Serranía de Cuenca abarca hasta 11 municipios: Arcos de la Sierra, Beamud, Cuenca, Huélamo, Las Majadas, Portilla, Tragacete, Uña, Valdemeca, Villalba de la Sierra y Zafrilla. Se aconseja llamar a los Centros de Interpretación para consultar los horarios y épocas de apertura, ya que pueden variar.

LAS AVES EN EL PARQUE

La representación y presencia de aves en el Parque Natural de la Serranía de Cuenca es realmente destacable. En particular, es notable la presencia de rapaces como el águila perdicera, el águila real, el halcón peregrino, el alimoche, el águila calzada, el búho real, el azor y el buitre leonado, siendo este último el más numeroso de todos. También existe una amplia representación de aves asociadas a las arboledas, roquedos y sotos de riberas, entre las que destaca el pico picapino, chotacabras, zorzales, chova piquirroja, mirlo acuático o la garza real.

LA FAUNA EN EL PARQUE

Debido a la amplia variedad de ambiente, se puede apreciar el desarrollo de un gran número de especies, muchas de ellas incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas. Entre los mamíferos destacan el ciervo, cabra montesa, corzo, jabalí, gamo y muflón. También destacamos la presencia de ardilla roja, garduña, tejón, nutria y gato montés. Además, hay importantes poblaciones de murciélagos, la mayoría presentes en cuevas. Si nos centramos en la fauna presente en los cursos de los ríos, podemos encontrar truchas comunes, barbos, bermejuelas y cachos. Por último, destacamos la abundante presencia de fauna invertebrada, con numerosas poblaciones de cangrejos de río autóctono y de insectos, como mariposas, escarabajos, saltamontes y libélulas..

LA FLORA

El Parque Natural de la Serranía de Cuenca conforma un mosaico de gran valor florístico y paisajístico debido a su variedad de especies. Las formaciones vegetales que se encuentran más presentes son los pinares de pino albar o silvestre, pino negral o laricio y pino rodeno o resinero. Entre estos se intercalan encinares, quejigares, rebollares, sabinares albares, acerales, los bosques en galería que se asocian a los cursos del agua y bosques de tipo eurosiberiano. Por último, cabe destacar la presencia de una extensa y variada representación de formaciones de matorral entre las que destacan por su abundancia los bojedales y por la importancia de su conservación las arbustedas caducifolias espinosas

LA FAUNA EN EL PARQUE

Debido a la amplia variedad de ambiente, se puede apreciar el desarrollo de un gran número de especies, muchas de ellas incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas. Entre los mamíferos destacan el ciervo, cabra montesa, corzo, jabalí, gamo y muflón. También destacamos la presencia de ardilla roja, garduña, tejón, nutria y gato montés. Además, hay importantes poblaciones de murciélagos, la mayoría presentes en cuevas. Si nos centramos en la fauna presente en los cursos de los ríos, podemos encontrar truchas comunes, barbos, bermejuelas y cachos. Por último, destacamos la abundante presencia de fauna invertebrada, con numerosas poblaciones de cangrejos de río autóctono y de insectos, como mariposas, escarabajos, saltamontes y libélulas..

LA FLORA

El Parque Natural de la Serranía de Cuenca conforma un mosaico de gran valor florístico y paisajístico debido a su variedad de especies. Las formaciones vegetales que se encuentran más presentes son los pinares de pino albar o silvestre, pino negral o laricio y pino rodeno o resinero. Entre estos se intercalan encinares, quejigares, rebollares, sabinares albares, acerales, los bosques en galería que se asocian a los cursos del agua y bosques de tipo eurosiberiano. Por último, cabe destacar la presencia de una extensa y variada representación de formaciones de matorral entre las que destacan por su abundancia los bojedales y por la importancia de su conservación las arbustedas caducifolias espinosas

LIBERA en el parque

LIBERA en el Parque

Desde Proyecto LIBERA ofrecemos distintos recursos a Parques Nacionales y Naturales con el objetivo de sensibilizar sobre el problema que supone el abandono de basura en la naturaleza y la prevención del mismo, como es el caso de este parque. Entre otras medidas, formamos a los empleados de centros de interpretación ambiental y les proporcionamos diferentes materiales con los que ayudar a concienciar al público. También aportamos información sobre el proyecto a los trabajadores de Espacios Naturales y colocamos señalización en los parques de cada región. Consulta todas las acciones de prevención de LIBERA.