• En el marco del Proyecto LIBERA, SEO/BirdLife ha muestreado ya 24 IBA, Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad, para analizar agua, sedimentos, suelo y heces de animales silvestres en busca de posibles contaminantes derivados de la basuraleza.

 

  • De las 469 IBA identificadas en España, se han seleccionado 140 áreas representativas de distintos hábitats que podrían ofrecer un mapa inédito del impacto de productos contaminantes relacionados con el abandono de residuos en espacios naturales protegidos.

 

 

Madrid, 26 de junio de 2019.-La ONG conservacionista SEO/BirdLife ha muestreado ya más de 20 IBA, Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad, como parte de su proyecto LIBERA, desarrollado en colaboración con Ecoembes, cuya labor científica se centra en estos momentos en mapear la presencia de posibles contaminantes en esta red de espacios protegidos a nivel internacional.

 

En concreto, SEO/BirdLife está identificando y cuantificando la presencia de productos contaminantes provocados por la basuraleza en aquellos espacios y hábitats identificados como Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA). De las 469 IBA identificadas en España, se han seleccionado 140 espacios atendiendo a los siete hábitats más representativos para garantizar la conservación de la biodiversidad europea. Acuático de interior, hábitat agrícola y parameras, bosque atlántico, bosque mediterráneo, bosque de ribera, hábitat costero y de montaña y rocoso, son los siete hábitats.

En las 140 IBA se están tomando muestras de agua, suelo, sedimentos y excrementos de animales silvestres que ya se están analizando por investigadores del CSIC para analizar la presencia de fitosanitarios, metales pesados, derivados de plástico y medicamentos.

 

Como indica Octavio Infante, responsable de Espacios en SEO/BirdLife y coordinador del proyecto, «es la primera vez que se realiza un muestreo de esta magnitud y con este nivel de segmentación por hábitats, lo que puede ofrecernos una visión inédita hasta ahora de cómo la basuraleza contamina realmente las aguas, suelos y organismos vivos en espacios protegidos».
Metodología de estudio

La toma de muestras sigue un exigente protocolo para asegurar la calidad y validez de los análisis posteriores. En cada IBA se selecciona previamente un punto potencialmente contaminado, por ejemplo por su proximidad a una explotación de ganadería intensiva, a una zona agraria o a una depurador; en ese punto se toma una primera serie de muestras. A continuación, a una distancia de 500 metros, se toma una segunda ronda de muestras. Debidamente precintadas, las muestras se conservan y envían en frío al laboratorio con la mayor brevedad.

Además, se realizan varias visitas a lo largo de un año, para registrar los residuos dispersos (posible fuente de los contaminantes) y su aparición a lo largo del tiempo. Para el desarrollo de esta caracterización se utilizará las metodologías ya establecidas por el Proyecto Libera (eLitter y Marnoba).

Puntos negros de basuraleza

Además, esta investigación contará con un apoyo extra: la ciencia ciudadana. Miles de personas voluntarias buscarán puntos negros de concentración de basuraleza en todo el territorio, distinguiendo si están dentro o fuera de las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad en España. Esta información adicional servirá para estimar la superficie de hábitat perdida por esta causa, y la difusión de sus resultados ayudarán a sensibilizar al público sobre el problema del abandono de basuras y, consecuentemente modificar sus conductas.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies