Reserva Natural
LAGUNAS DE VILLAFÁFILA

Un oasis para las aves migratorias.

La Reserva Natural de Lagunas de Villafáfila es una del norte peninsular, concretamente en plena Tierra de Campos, que acoge a aves acuáticas, esteparias y migratorias. Su extensión alcanza casi las 32.700 hectáreas, donde la estepa cerealista como paisaje predominte se combina con copiosos humedales, entre los que destacan tres lagunas principales: Salinas, Barillos y Salina Grande. 

Desde LIBERA ponemos a disposición de los responsables de los Espacios Naturales formación e información sobre el proyecto y los problemas derivados del abandono de basuraleza. Evaluamos las necesidades de colocar información y señalización en los espacios naturales de cada región para evitar el abandono de residuos en esas zonas. Entre otros, facilitamos señalética exterior, pósters explicativos sobre el problema de la basuraleza y otros materiales identificativos con el objetivo de sensibilizar al público.

PUNTOS DE INTERÉS

La Casa del Parque

Numerosas guías aconsejan acudir a este complejo antes de realizar la visita a la Reserva Natural, ya que ofrecen todo tipo de información para que que el turista elija el aproximamiento a la zona que prefiera de la forma más respetuosa posible. La apariencia de la edificación hace un guiño a uno de los elementos más representativos de la Tierra de Campos: el palomar. Para llegar a este enclave, se debe circular por la carretera Villafáfila a Tapioles, a menos de dos kilómetros del propio casco urbano de Villafáfila.

Observatorios de Fauna

En la misma Casa del Parque se pueden encontrar varios, pero si se prefieren observar a las aves en los humedales lo mejor es acudir a uno de los tres que hay en las lagunas principales. El observatorio de la Laguna de Salina Grande es óptimo por la calidad de la panorámica, aunque hay que cerciorarse de que no esté cerrado, ya que tan solo abre sus puertas en invierno. El observatorio de la Laguna de Barillos es muy práctico porque se encuentra a pie de carretera y permite conocer la zona sin necesidad de adentrarse en la Reserva Natural. Por último, el observatorio de la Laguna de San Pedro es el que permite avistar a menor distancia las aves, además de tener -al igual que el de Barillos- un cómodo acceso.

Rutas principales

En el mismo parque se recomiendan dos rutas principales a hacerse en vehículo. El primero es un recorrido de 2 horas por los términos municipales de Tapioles, Revellinos, Villafáfila y Villarrín de Campos. El segundo es un recorrido de una hora y media por la Laguna Grande en el término de Villafáfila y el Monasterio de Granja de Moreruela. Así mismo, también se puede recorrer un itinerario peatonal que bordea el lado este de la Laguna de Salina Grande, desde Villafáfila a Otero de Sariegos.

Climatología

Dado que el atractivo esencial de la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila es la observación de aves migratorias, debe tenerse en cuenta que la época óptima para acudir es en invierno y primavera. Las horas que permiten un avistamiento de mayor calidad son las primeras y últimas del día. En los atardeceres de invierno es sencillo conseguir observar las aves cómodamente sin necesidad de estar hasta muy tarde. Especialmente durante los meses invernales se aconseja llevar calzado adaptado ya que, por las características de la zona, tienden a formarse barrizales en los caminos.

LAS AVES EN EL PARQUE

En los campos de cereales que abundan en esta Reserva Natural, se encuentra una de las poblaciones más grandes de avutarda en el mundo. Dependiendo de la época del año en la que se haga la visita, cambia en gran medida la avifauna de la Reserva. En primavera comienza la llegada de algunas aves como los cernícalos primilla que empiezan a reproducirse unos dos meses después de su llegada, hacia el mes de mayo. En abril la avutarda está en celo y surgen combates mientras muestran un llamativo plumaje conocido como ‘nupcial’. Durante el verano, debido a la sequía, los animales acuáticos se concentran en las pocas zonas que resisten húmedas. Durante esta época se observan fácilmente los aguiluchos cenizos en los alrededores de lo que queda de las lagunas y las cigüeñas por su parte comienzan a aglutinarse en su preparación para migrar. Durante los meses de septiembre, octubre y noviembre se pueden observar grandes concentraciones de áñade real. Concretamente en noviembre, es el mes en el que se da la mayor concentración de grullas en la Reserva de todo el año y el momento en el que comienzan a llegar los ánsares. Por último, es en los meses de más frío cuando se puede observar más fácilmente el ánsar común hasta febrero aproximadamente, que comienza a emigrar. 

MÁS FAUNA EN EL PARQUE

A causa de las diversas lagunas que ostenta la Reserva, existe también una amplísima variedad de invertebrados acuáticos. Sin embargo, debido a la falta de refugio en las orillas de sus lagunas, la presencia de peces, anfibios y reptiles está algo limitada. En los años lluviosos, son muchas las carpas que remontan el arroyo Salado para intentar reproducirse, aunque con la subida de temperaturas de la época estival, suelen perecer convirtiéndose así en alimento fácil para garzas, cigüeñas y zorros. En este tipo de llanuras cerealistas, donde la escasez de depredadores se hace patente, abundan también varias especies de roedores como el ratón de campo o el topillo campesino. Estos últimos en ocasiones, viéndose favorecidos por las condiciones de este tipo de territorios, se convierten en plagas agrícolas. Sin embargo, lo que más sigue atrayendo al turista hasta Villafáfila son las aves. En esta región se aglutinan casi el 50% de las aves acuáticas que podemos encontrar en Castilla y León.

LA FLORA

Podemos diferenciar dos comunidades vegetales que predominan en toda la Reserva. Por un lado, estepas cerealistas esencialmente de cebada, trigo y alfalfa con algunos ejemplares de pino piñonero y pequeñas alamedas que rompen la monotonía. Y por otro, los ecosistemas que se forman en las lagunas salinas y prados salinos que, por las curiosas condiciones del terreno en las que crece, combina especies características de bordes marinos y de zonas continentales. Ejemplos de esta segunda comunidad vegetal son la juncia o castañuela, el gramón, la escorzonera enana, el pelujo, el hinojillo de conejo, la arrastradera, la margarita, el correjuelo y la grama

MÁS FAUNA EN EL PARQUE

A causa de las diversas lagunas que ostenta la Reserva, existe también una amplísima variedad de invertebrados acuáticos. Sin embargo, debido a la falta de refugio en las orillas de sus lagunas, la presencia de peces, anfibios y reptiles está algo limitada. En los años lluviosos, son muchas las carpas que remontan el arroyo Salado para intentar reproducirse, aunque con la subida de temperaturas de la época estival, suelen perecer convirtiéndose así en alimento fácil para garzas, cigüeñas y zorros. En este tipo de llanuras cerealistas, donde la escasez de depredadores se hace patente, abundan también varias especies de roedores como el ratón de campo o el topillo campesino. Estos últimos en ocasiones, viéndose favorecidos por las condiciones de este tipo de territorios, se convierten en plagas agrícolas. Sin embargo, lo que más sigue atrayendo al turista hasta Villafáfila son las aves. En esta región se aglutinan casi el 50% de las aves acuáticas que podemos encontrar en Castilla y León.

LA FLORA

Podemos diferenciar dos comunidades vegetales que predominan en toda la Reserva. Por un lado, campos cerealistas esencialmente de cebada, trigo y alfalfa con algunos ejemplares de pino piñonero que rompen la monotonía. Y por otro, la vegetación que se forma alrededor de la Salina que, por las curiosas condiciones del terreno en las que crece, combina características marinas y de zonas continentales. Ejemplo de este último grupo es la juncia, la castañuela o el gramón.

LIBERA en el parque

LIBERA en el Parque

Desde Proyecto LIBERA ofrecemos distintos recursos a Parques Nacionales y Naturales con el objetivo de sensibilizar sobre el problema que supone el abandono de basura en la naturaleza y la prevención del mismo, como es el caso de este parque. Entre otras medidas, formamos a los empleados de centros de interpretación ambiental y les proporcionamos diferentes materiales con los que ayudar a concienciar al público. También aportamos información sobre el proyecto a los trabajadores de Espacios Protegidos y colocamos señalización en los parques de cada región. Consulta todas las acciones de prevención de LIBERA.