CIENCIA CIUDADANA

‘Queremos contribuir a conocer la basuraleza en todos los ámbitos, terrestres y acuáticos e identificar soluciones eficaces para su prevención’

En Libera sabemos que para poder afrontar el problema de la basuraleza el primer paso es concienciar a la ciudadanía. Por ello, tenemos como objetivo promover la educación ambiental y generar conocimiento científico a través de nuestros programas de ciencia ciudadana, recogiendo la basura de los entornos naturales para poder caracterizarla y analizar su tipología y origen y así conocer las causas y las consecuencias que tiene la basuraleza en los entornos terrestres.

¿Cómo caracterizar los residuos encontrados?

Informate sobre la metodología de recogida de residuos, descarga las APP y aprende a usarlas

EN PLAYAS Y MARES

¿Sabías que cada año llegan a los océanos 8 millones de toneladas de plástico?

Cada año acaban en el océano 8 millones de toneladas de plástico, un material que puede tardar siglos en desaparecer. Esta basura viaja por el mar y tiene un impacto muy negativo sobre las especies marinas. Tortugas, aves, peces y otros animales marinos corren el riesgo de enredarse con los plásticos que flotan en las aguas. De hecho, redes de pesca, bolsas, botellas y otros objetos se convierten para ellos en trampas mortales.

Otra gran amenaza está relacionada con la alimentación. Muchas especies marinas ingieren plásticos al confundirlos con alimento. En otras ocasiones, pedazos diminutos de este material se adhieren a sus alimentos habituales. En ambos casos, la presencia de plástico en sus estómagos produce una sensación de saciedad que les impide alimentarse correctamente, provocando lesiones e intoxicaciones, e incluso la muerte por inanición. Se han identificado más de 800 especies marinas que se han visto directamente afectadas por el impacto de basuraleza en mares y playas.

En Libera colaboramos estrechamente con ONGs y universidades para desarrollar procedimientos y herramientas innovadoras. Este es el caso de la plataforma MARNOBA, que recoge información sobre la basura marina, junto con Vertidos Cero y KAI, así como el Estudio de basuras flotantes con ALNITAK y ANSE o en el Estudio y caracterización de basuras en fondos someros y limpiezas con buceadores con Oceánidas y Ecopuertos.

 

  • Imagen relacionada
  • Resultado de imagen de AEBAM

 

 

EN RIOS, EMBALSES, PANTANOS

Las sustancias tóxicas derivadas de la basura llegan a nuestros ríos y acuíferos, contaminando el agua que bebemos y con la que mantenemos nuestros cultivos y ganadería.

La contaminación de los ríos es uno de los mayores problemas ambientales a los que nos enfrentamos. Se calcula que cada día llegan a los ríos de todo el mundo dos millones de toneladas de desperdicios, tanto orgánicos (principalmente producto de desagües cloacales) como químicos (de origen agrícola e industrial). Esto tiene consecuencias nefastas para la fauna y flora acuáticas e, inmediatamente después, para los seres humanos. Esto se traduce en una pérdida de biodiversidad para el ecosistema acuático. Así, la pesca desciende, a la vez que la calidad del agua también disminuye, no siendo apta para el consumo humano e incluso en ocasiones tampoco apropiada para el cultivo ni la ganadería. Además, las personas que viven próximas a esos ríos —unos 800 millones, según datos de la ONU— corren el riesgo de padecer enfermedades asociadas a este problema ambiental.

En el ámbito fluvial trabajamos junto a universidades y ONGs para desarrollar metodologías y herramientas útiles que nos permitan identificar el origen de la basura fluvial o que faciliten el seguimiento y monitorización de los ríos para la cuantificación de basura flotante, ambas en colaboración con Paisaje Limpio y Hombre y Territorio.

 

       

Estamos trabajando por tener información útil y necesaria. Informes disponibles próximamente

En campo, bosques, monte

Una colilla puede contaminar hasta 50 litros de agua dulce. Cada año se arrojan al suelo 4,5 billones de colillas.

Los restos de cigarrillos constituyen la principal fuente de basura mundial. Prácticamente todos los cigarrillos que se venden llevan un filtro de acetato de celulosa, un derivado del petróleo fotodegradable pero no biodegradable. Aunque el sol desmenuce el filtro en pequeñas fibras, este material nunca desaparece y acaba persistiendo en el agua y en el suelo de nuestros bosques durante mucho tiempo.

Además de la toxicidad que se acumula, los bosques también pueden verse afectados por otros factores como los incendios provocados por colillas mal apagadas o aquellas que se lanzan desde un vehículo en marcha. Este problema se agrava en verano debido a las altas temperaturas, el viento y la falta de lluvias. En este sentido, el Proyecto LIBERA apuesta por la prevención como uno de sus principales ejes. Para ello, desarrolla campañas de sensibilización como #SeTeHaCaído o #TenemosUnProblema que ayudan a identificar la situación y buscan concienciar a los ciudadanos de las consecuencias que tiene un gesto tan cotidiano como incívico.

Desde Libera, elaboramos procedimientos y herramientas de Ciencia Ciudadana colaborando con ONGs y universidades. De este modo hemos desarrollado e-Litter, junto a Paisaje Limpio y Vertidos Cero para la caracterización de los residuos abandonados en el medio terrestre, así como una metodología común europea para personas sin experiencia y países sin sistemas de control de basura en tierra.

 

         

 

Estas son las alianzas científicas con las que colaboramos en todo el territorio español

Más sobre el proyecto

No te pierdas
nuestras novedades

Recibe nuestra newsletter o información sobre acciones concretas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies