Un día “por lo común”

 

POR ASUN RUIZ Y ÓSCAR MARTÍN

En apenas dos meses tenemos unas nuevas inquilinas en nuestras casas: las cifras. Invitadas por nuestro televisor, radio o cualquier fuente de información, pensamos en números, estadísticas y fechas, especialmente, la de aquel día en la que esta situación haya acabado. Hemos podido comprender lo que suponen los datos de una forma distinta a la que hubiéramos deseado, pero creo que para el futuro nos va a ser útil para comprender que nuestro “hogar” comprende más allá de las paredes que nos dan cobijo estos días.

Este confinamiento nos hace conscientes de nuestra pertenencia al lugar en el que vivimos y parece que ya no estamos de paso con las prisas del día a día. Ahora, no sólo tenemos una casa o un piso en una determinada zona, sino que nos damos cuenta de que somos parte importante de su entorno. De pronto, echamos de menos poder recorrer los espacios naturales que tenemos a disposición, pero a buen seguro que muchos de estos entornos no pueden decir lo mismo.

Justo hoy celebramos el Día de la Tierra, sin apenas tener contacto con ella, paradójico. Y es que esta fecha es muy importante para todas las personas comprometidas con la conservación medioambiental, con la lucha frente a la basuraleza y con una gestión responsable de nuestro impacto en el medio natural. Es un día que refleja el objetivo de proteger la Tierra y garantizar su futuro. Iría más lejos: es un día sobre una forma de ver la vida y de actuar. Una fecha para personas que tienen, más que “sentido común”, sentido “por lo común”, es decir, nuestro planeta, donde desde luego, no estamos solos.

Con esta misma premisa arrancamos en 2017 LIBERA. Desde que comenzamos, hemos buscado poner en marcha un movimiento que nos permitiera avanzar por un bien común, a través de la acción colectiva. Encontramos un enemigo común de la Tierra y de nuestro sentido por lo común: la basuraleza. Este fenómeno se trata de la contaminación generada por los residuos abandonados en entornos naturales por el ser humano. Para comenzar a luchar contra esta amenaza medioambiental, desde el principio hemos buscado que la movilización que parte de lo individual, llegue hacia a lo colectivo. Porque es a partir del conocimiento generado por la colaboración entre todos, como se consigue que un concepto coja cada vez más fuerza en nuestra sociedad.

Y en estas excepcionales circunstancias nos encontramos. Resulta que este tiempo de confinamiento nos está permitiendo experimentar qué significa el concepto de «por lo común» al que hacía referencia antes, de una forma drástica: teniendo que vivir nuestro día a día por separado y sin poder disfrutar de la naturaleza. Algo que no nos gusta, pero que para la Tierra supone recuperar un poco del espacio que le hemos ido quitando cada vez que no hemos respetado sus parajes y ecosistemas. Porque para compartir y formar parte de una convivencia con la Tierra, estamos de acuerdo en que hay que cuidar sus entornos. Una convivencia sostenible que no contempla contaminación, ni amenazas para la Naturaleza. No contempla la desoxigenación de nuestros mares y océanos, que según distintos expertos, se manifestará a diferentes escalas en los próximos años. Tampoco supone que haya un 27% de especies que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) denuncia que están en peligro de extinción.

Me viene a la cabeza, en este sentido, la simpática imagen de los delfines de vuelta en Venecia. ¿Sabían que según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Mediterráneo lleva años encabezando el ranking de los mares más amenazados del planeta por la contaminación de sus aguas? No sé ahora si se acercaron a los embarcaderos venecianos para darnos las gracias, o más bien, para pedirnos ayuda. Supongo que una imagen vale más que mil palabras.

Como ven, es evidente que tenemos desafíos, pero en LIBERA sabemos cómo superarlos. Sabemos qué ocurre cuando todos juntos avanzamos y compartimos un compromiso por nuestro planeta. Lo ponen de manifiesto más de 60.000 héroes que han decidido sumarse a nuestra acción, en más de 2.000 puntos repartidos por toda España. Su contribución, ofrece datos científicos sobre los más de 250.000 residuos retirados de nuestros ecosistemas, que suponen más de 230 toneladas de basura retiradas de nuestros entornos, que no nos olvidemos: también son nuestro hogar. De hecho, hace un tiempo, incluso Carl Sagan, conocido astrónomo estadounidense, así hablaba sobre la Tierra: «Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. Allí viven y han vivido todas las personas que amas, que conoces, de las que has oído hablar y que han existido jamás”.

Teniendo en cuenta las circunstancias actuales, desde estas líneas, me gustaría interpelar a aquellas personas que todavía no están pensando en este planeta como una responsabilidad compartida. Propongo unirnos para que el confinamiento en nuestras casas no lo celebre la naturaleza. Propongo compartir el propósito de LIBERA: luchar contra la basuraleza y conservar los entornos. Propongo disfrutar juntos, cuando lo hayamos conseguido, del día en que haya ganado el sentido común, y por tanto, el sentido por lo común.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies